EL JUEGO

 

Si tuviera que elegir entre tus brazos y otros,
los tuyos, de armadura, piedra y fibra serían mi refugio. 
Si tuviera que elegir entre tu boca y otras, 
indicaría el camino para llegar a la tuya; 
boca que me besa y que me inventa. 
Si tuviera que elegir entre agua y tu sexo, 
me hundiría en ti y solo eso haría. 
Si tuviera que elegir entre mi nación y tu cuerpo,
serías territorio eterno de mi placer. 
Porque tú, Vida, te me calaste hasta los huesos y me arropaste enteramente entre tus brazos. 
Porque mi boca no es mi boca sin aquella que dibujas con tus labios de negro
y tu lengua interminable, 
como río que desemboca en ese otro mar: mi sexo.
Porque tres patrias tengo yo:
El Caribe, 
La Noche
y Tu Cuerpo, ese que guarda toda la belleza del mundo dentro.

© 2018 Ana Luisa Muñoz Ortiz